fbpx
"Yo me ocupo de tu sueño, tú ocúpate de soñar." - Nuria Roure
El sueño de las mujeres,  ¿Nos afectan las etapas del ciclo menstrual en el sueño?
debemos conseguir un sueño reparador y descansar bien

El sueño de las mujeres, ¿Nos afectan las etapas del ciclo menstrual en el sueño?

¿Qué importante es el sueño en nuestra vida?

Ya sabemos que dormir nos da la VIDA. Por eso decimos que el sueño tiene una función vital. El sueño es una necesidad fisiológica que necesitamos realizar de forma periódica. Nuestro ritmo circadiano, ese pequeño reloj interno de nuestro cerebro, es el que nos “manda” cuándo debemos dormir y cuando permanecer despiertas.

Gozar de un buen sueño es muy importante para gozar de una buena salud física y mental. La OMS define la salud como un estado de perfecto (completo) bienestar físico, mental y social, y no sólo la ausencia de enfermedad. Por lo tanto si no dormimos bien podemos afirmar que no gozamos de buena salud. Así que podemos equiparar nuestro sueño a necesidades básicas tan importantes para nuestra salud como lo es la dieta y el ejercicio.

Cuando dormimos, nuestro cuerpo cae en un estado de relajación, pero nuestro cerebro no descansa, sino que inicia otra actividad mental distinta a la que tenemos durante el día. Esa actividad mental que se realiza durante la noche es importante para poder regenerar y reparar todo aquello que hemos gastado durante el día. El sueño es quien nos permitirá gozar de un mejor o peor día, rendir más o menos, estar de mejor o peor humor,etc.

¿Cuánto necesitamos dormir las personas?

Aunque la mayoría de las personas necesita de 7 a 9 horas de sueño cada noche para funcionar bien al día siguiente, la encuesta Las Mujeres y el Sueño de la Fundación Nacional del Sueño (NSF), y la del Sueño América posterior encontraron que las mujeres en edad adulta (entre 30 – 60 años) duermen solamente 6h 41 minutos durante la semana de trabajo, que las mujeres tienen más dificultad que los hombre para dormirse y para mantenerse dormidas y que experimentan más somnolencia durante las horas del día. Otra de las diferencias es la manera en que las mujeres afrontamos esa pérdida o falta de sueño durante la noche.

Recientemente un estudio en Cataluña (publicado en la revista Plos en el 2018) que estudió el sueño de más de 4000 personas demostró también que las mujeres duermen menos que los hombres y que tienen peor calidad de sueño.

Y hay que tener cuidado. Porque ya que sabemos que la falta de sueño conlleva a somnolencia durante las horas del día, un aumento en accidentes de tráfico y laborales, problemas de concentración, atención y memoria, mal desempeño en el trabajo y en la escuela, peor relación a nivel social y un aumento en enfermedades así como una ganancia de peso.

Aunque sabemos que las horas de sueño son importantes, también lo es, y quizás más, la calidad de esas horas de sueño.

Pues nada chicas, ¡a dormir bien se ha dicho!

Sabemos que las mujeres tenemos unas condiciones biológicas propias, por el único hecho de ser mujer, que pueden estar afectando nuestro sueño. El ciclo menstrual, el embarazo y la menopausia conllevan unos cambios hormonales (de estrógeno y progesterona) que tienen un impacto en el sueño. Cada fase de la vida de una mujer, desde la infancia hasta la menopausia, aumenta el riesgo de alteraciones del sueño de maneras únicas que pueden requerir un manejo distinto.

Comprender los efectos de estas hormonas, los factores ambientales y los hábitos de su estilo de vida puede ayudar a que las mujeres disfruten de una mejor noche de sueño.

Hablemos hoy del ciclo menstrual.

Comprender nuestro Ciclo Mensual

El 50% de las mujeres durante la menstruación tienen un sueño de mala calidad con microdespertares durante la noche. Estas mujeres manifiestan un mal descanso durante unos días determinados del ciclo menstrual.

Esta alteración del sueño puede ser debida a los cambios en los niveles de hormonas de nuestro cuerpo. El aumento de los estrógenos, que se producen durante la ovulación, aumenta el porcentaje de sueño REM, aumentando las ensoñaciones durante la noche y aumentando la probabilidad de tener más despertares nocturnos. El aumento de progesterona que se produce después de la ovulación (días antes del sangrado) puede causar que algunas mujeres,  se sientan más cansada o fatigadas. Además, la mayoría de mujeres sienten que su sueño empeora durante las noches de sangrado.

Por lo tanto existen 3 momentos del ciclo menstrual en los que nuestro sueño puede alterarse; un primer momento en la ovulación (sobre el 13r día), momento en que aumentan los estrógenos; el segundo es sobre los días 22 a 28, en que aumenta la progesterona y el tercero durante los 3-4 días fuertes del sangrado. Estas alteraciones pueden aparecer en forma de pequeños despertares y sueño más inquieto.

Alteraciones del ciclo menstrual que afectan el sueño

El síndrome premenstrual (SPM), que suele ocurrir los 5 días antes del sangrado, se caracteriza por hinchazón, dolor de cabeza, dolor abdominal, cambios de ánimo, irritabilidad y calambres abdominales: uno o todos pueden contribuir a dificultades para dormir bien. Estas alteraciones pueden ser insomnio (dificultad para dormir o mantener el sueño), hipersomnia (dormir más de lo habitual) y/o somnolencia durante el día.

La irregularidad menstrual también se asocia a un mayor riesgo de problemas de humor y falta de sueño.

Los estudios más recientes también demuestran que, además de los cambios hormonales, existen otros factores que también afectan nuestro sueño como son: la variación en los patrones de sueño, las alteraciones en el ritmo circadiano y la disminución de la segregación de melatonina debido a estas fluctuaciones hormonales de las que hablábamos.  

Existen tratamientos efectivos para poder mejorar la irregularidad menstrual, los cambios en la segregación de melatonina y las distintas patologías del sueño que pueden mejorar estas noches más alteradas.

Igualmente ya hemos comentado anteriormente en otros post cuáles pueden ser los factores claves para descansar mejor esos días del ciclo menstrual. Algunos de ellos pueden ser: tener horarios regulares, no tomar bebidas estimulantes y azucaradas durante la tarde/noche, no comer en abundancia durante la cena y realizar rutinas relajantes antes de acostarse, entre otras

¿Qué te parece? ¿Te sientes identificada con estos síntomas? ¿Eres de las que sientes que el ciclo menstrual altera tu sueño? Cuéntame. 

Y si tienes dudas puedes ponerte en contacto conmigo.

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta

Cerrar menú